fbpx
MONTONES DE DESPERDICIO DE TEJIDOS
Montañas de desperdicios de tejido, en los márgenes de las carreteras, que se pueden ver por todo el país.

Crisis en la moda

Hoy escuchaba un Podcast de Wardrobe Crisis titulado  “Cómo el Covid 19 está impactando en los trabajadores de la industria textil» .
Os dejo aquí el enlace. (Está en inglés)

Sabías que desde que empezó el estado de alarma se han cancelado 3 Billones de dólares $ en pedidos de prendas?
953 millones de prendas se han cancelado………….. una vez confeccionadas!!

Y sí, todos hemos sufrido de diversas maneras a raíz de esta crisis.
Cancelaciones de “posibles” pedidos, reducción de  estos………pero, ¿qué pasaría si estos pedidos nos los cancelaran después de haber hecho el producto? 
Sí, también ha habido reducción de sueldos e incluso despidos masivos. Lo sé. Todos estamos sufriendo esta crisis, de una u otra manera.

Te lo expongo de otra manera.
Haces un pedido de unos cuantos productos a un establecimiento «X». Pagas la cuenta, y, una vez que la has pagado, te dicen que no les va bien servirte los productos, que han tenido un problema muy grande y que tienen que cancelar el pedido…..pero que el dinero no te lo devuelven, porque no tienen.

953 millones de prendas terminadas, preparadas para exportar, CANCELADAS!!!!!!.

Para quien no sepa cómo funciona el sector moda en estas grandes compañías textiles, yo se lo explico rápidamente.
Se hace un pedido de 1 millón de prendas.
¡¡Bien, es una buena cantidad!!
Todo esto tras una largo tira y afloja de precios y tiempos de producción y que por lo general, suele salir ganando la empresa contratante.
La consigna principal en esta lucha de precios y tiempos de entrega es: Si no lo haces tu, ya lo hará otro.
El proveedor compra el tejido, pone en funcionamiento las máquinas y la empresa. Hay casos de grandes producciones, que se contrata a gente externa.
Todos los departamentos de la empresa  empiezan a funcionar , patronistas, costureras, estampadores, comerciales, administrativos y un largo etc. 
Jornadas infinitas para llegar a tiempo a la entrega del producto acordada.
Se acaba con la producción y se hace el envío.
Es entonces y sólo entonces, una vez que las prendas están rumbo su lugar de destino, cuando se efectúa el pago del servicio.
Los más afortunados recibirán el cobro a los 10 días, los menos a los 90 días.

Os acordáis de la consigna, no?
Son lentejas, o aceptas o chao!
Hay muchos deseando tener la oportunidad de aceptar estas pésimas condiciones a cambio de entrar en la lista de los proveedores de grandes grupos textiles.
Estos grupos les aseguran producciones anuales, a precios irrisorios, pero que a estos empresarios les vale para poder mantener a sus empleados y, porqué no decirlo también, a un sistema corrupto (esto ya es otro cantar).

Hay proveedores que no quieren hablar ante los medios o incluso denunciar por miedo a perder los “tristes” contratos que tienen con estas multinacionales.

ES HORRIBLE!!!
Es una locura!!!

Y lo peor de todo, como en todas las guerras, los que más sufren son los que menos tienen.

4.1 millones de trabajadores del sector textil en Bangladesh se han quedado sin trabajo con el cierre de las empresas.
Un trabajador bangladeshi cobra una media de  100 euros y debe mantener a 5 miembros, de una familia, con la que ni siquiera vive, porque no pueden costearse la vida en la ciudad. 
Su familia vive en el pueblo, generalmente con la madre del marido. No mas lejos de 100 kilómetros de distancia, pero que allí son unas 5 o 6 horas de autobuses de mala muerte por carreteras infernales. 
Muchos de estos trabajadores están volviendo a los pueblos porque en la ciudad, Dacca, no pueden vivir. La vida en el pueblo es más barata. Y esta vez lo están haciendo con los bolsillos vacíos.

Mostafiz Uddin posee una fábrica de producción de prendas vaqueras en Chittagong, al sur de Bangladesh y está liderando un cambio en los procesos y programas de producción de prendas en su país.
Su lema:
“ Hacer de mi país un país mejor y convertir la industria textil en sostenible y responsable”

También ha sufrido cancelaciones y muchas.
“ No pido limosna, sólo quiero que paguen lo que han pedido, que cumplan el contrato”.
Él no tiene miedo de nombrar responsables, ni de denunciar a las empresas que están teniendo esta mala praxis.
El grupo Arcadia (Topshop, entre otras) han cancelado 2,5 MILLONES de prendas.
El grupo Peacocks ha cancelado 60 mil unidades de vaqueros.
Igual también dice que grupos como H&M ha cumplido con sus obligaciones y ha pagado sus cancelaciones.

Compañeros y dueños de empresas le instan a no hablar. «Nadie está haciendo lo que tu haces».
Suena un poco a amenaza, no?
“Me da igual lo que me pase, déjame fuera del negocio, déjame sin dinero, déjame morir si quieres, pero deja que el mundo cambie”

Y me gustaría remarcar algo que me parece muy importante y que debemos tener muy en cuenta:
“ La sostenibilidad no es sólo por el medio ambiente, es también por las personas”
No podemos abanderar la causa del Cambio climático, comprando camisetas, con el slogan de moda, “NO HAY PLANETA B” “ CUIDEMOS DEL PLANETA” a 3 euros.

Esto no sólo pasa en Bangladesh.
Pasa también en India, Camboya, Vietnam, Túnez, Egipto, Marruecos y me atrevería a decir, que no en misma escala en cuanto a condiciones de trabajo, pero sí en cuanto a la dureza de las circunstancias, Portugal.

Sé que estos  momentos son momentos muy difíciles para muchas personas y hay gente que lo está pasando realmente mal, pero, en este “juego” estamos todos, y debemos saber lo que hay.

Yo he sido la primera en gastar mucho dinero en ropa y además, he trabajado en la industria textil, en ambos lados.
Lado empresa y lado proveedor.
Quizás fue esto último lo que me hizo reaccionar. 
Es posible que si no lo hubiera vivido no hubiera reaccionado, o quizás, y quiero pensar que sí, sí lo hubiera hecho.
Por esto, porque imagino que muchas de vosotras no sabéis esta cara B, os cuento, tanto mis experiencias como lo que he leído estos días acerca del problema de la industria textil.

Son mis reflexiones.

Imaginaos que estáis leyendo mi diario.

El diario de mi vida.

Gracias por leerme.

Estela.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email